Tag Archives: español

(Espagnol) La Fototeca de ARGRA comienza sus publicaciones

Diego Sandstede, miembro de ARGRA y voluntarioso coordinador del Archivo 21, me hizo llegar cordialmente las tres primeras “pequeñas” obras de la Fototeca ARGRA.

_MG_8407

El primer número, llamado 19 y 20: 10 años, es un recorrido por algunas de las imágenes emblemáticas de la histórica revuelta popular de finales del año 2001 en Buenos Aires, así como de la intervención urbana que ARGRA llevó a cabo con motivo de los 10 años de la misma.

_MG_8412

El segundo volumen está dedicado al archivo fotográfico de la revista XXI (posteriormente Revista XXIII) y al trabajo de recuperación del mismo, en el que tuve el honor de participar luego del puntapié inicial dado por Marcela Pandullo en 2012 y que se está convirtiendo, gracias al compromiso de Argra, los conservadores y los voluntarios, en un proyecto bandera de la conservación fotográfica en Argentina.

_MG_8410

_MG_8408

El tercer número sirve de homenaje al fotógrafo Pablo Zuccheri, fallecido prematura e inesperadamente en 1999. Las imágenes de este volumen, extraídas del Archivo 21, tienen, como dice Leo Vaca en el prólogo, “la potencia de la memoria que se resiste al olvido“.

_MG_8414

Quienes deseen obtener estas obras y colaborar también con el trabajo que realiza Fototeca ARGRA, pueden llamar al teléfono (011) 4381-4593, mandar un correo a argra@argra.org.ar ó, si están cerca, darse una vuelta por Venezuela 1433 (CABA, Argentina) de 12 a 18 hrs.

Advertisements

(ESPAGNOL) Ética privada y ética pública?

Es indispensable bien diferenciar la dinámica y la mentalidad que un conservador-restaurador puede tener en lo que llamamos práctica privada, de la que debe tener en la práctica institucional, allí donde el concepto de obra de arte es reemplazado por el de Patrimonio Cultural.

Demasiados profesionales mantienen una mentalidad de ‘práctica privada’ en el segundo contexto, en su trabajo en tanto que funcionario público en una institución del Estado, ó al menos una que custodia colecciones patrimoniales sin propietario directo. Ciertamente la mención de la ética e incluso de los códigos existentes suelen aparecer en los dichos -y en sus sitios web personales de muchos colegas, pero si analizamos las acciones y actitudes de cara a la conservación-restauración en la mayoría de las instituciones públicas -contando varias y afortunadas exepciones- encontramos una flagrante falta de transparencia, de horizontalidad, de difusión, de obertura hacia la comunidad, de formación y de toma de conciencia de la importancia de nuestra disciplina; todos conceptos y acciones bien integrados en todos los códigos de ética, donde están inscriptos como deberes.

No hay que menospreciar que en la práctica institucional somos pagados con erario público, y somos remunerados -bien ó mal, eso es otro tema que no puede influir en nuestro trabajo- para custodiar el Patrimonio Cultural de toda una Nación, incluso de la Humanidad, lo que hace que finalmente nuestro jefe-empleador sea toda una sociedad.

Trabajar de manera abierta, pública y documentando -y publicando esa documentación- son otras consignas también incluídas en los códigos de ética como obligaciones. Nuestro trabajo con los Bienes Culturales de la sociedad debe ser entonces evaluable -y consultable- de manera permanente por todos, lo que permite también, finalmente, la posibilidad de evolución a los otros profesionales ; ya que son las experiencias ajenas uno de los principales factores de enriquecimiento (principio también incluído en los códigos de ética como un deber).

No podemos olvidar que incluso cuando trabajamos a cambio de un salario que nos permete ‘ganarnos la vida’, tenemos un deber primero y último de cara al pasado, presente y frente a las generaciones futuras que es enormemente más importante que nuestros temores, ambiciones y beneficios personales.