Tag Archives: ética

(ESPAGNOL) Ética privada y ética pública?

Es indispensable bien diferenciar la dinámica y la mentalidad que un conservador-restaurador puede tener en lo que llamamos práctica privada, de la que debe tener en la práctica institucional, allí donde el concepto de obra de arte es reemplazado por el de Patrimonio Cultural.

Demasiados profesionales mantienen una mentalidad de ‘práctica privada’ en el segundo contexto, en su trabajo en tanto que funcionario público en una institución del Estado, ó al menos una que custodia colecciones patrimoniales sin propietario directo. Ciertamente la mención de la ética e incluso de los códigos existentes suelen aparecer en los dichos -y en sus sitios web personales de muchos colegas, pero si analizamos las acciones y actitudes de cara a la conservación-restauración en la mayoría de las instituciones públicas -contando varias y afortunadas exepciones- encontramos una flagrante falta de transparencia, de horizontalidad, de difusión, de obertura hacia la comunidad, de formación y de toma de conciencia de la importancia de nuestra disciplina; todos conceptos y acciones bien integrados en todos los códigos de ética, donde están inscriptos como deberes.

No hay que menospreciar que en la práctica institucional somos pagados con erario público, y somos remunerados -bien ó mal, eso es otro tema que no puede influir en nuestro trabajo- para custodiar el Patrimonio Cultural de toda una Nación, incluso de la Humanidad, lo que hace que finalmente nuestro jefe-empleador sea toda una sociedad.

Trabajar de manera abierta, pública y documentando -y publicando esa documentación- son otras consignas también incluídas en los códigos de ética como obligaciones. Nuestro trabajo con los Bienes Culturales de la sociedad debe ser entonces evaluable -y consultable- de manera permanente por todos, lo que permite también, finalmente, la posibilidad de evolución a los otros profesionales ; ya que son las experiencias ajenas uno de los principales factores de enriquecimiento (principio también incluído en los códigos de ética como un deber).

No podemos olvidar que incluso cuando trabajamos a cambio de un salario que nos permete ‘ganarnos la vida’, tenemos un deber primero y último de cara al pasado, presente y frente a las generaciones futuras que es enormemente más importante que nuestros temores, ambiciones y beneficios personales.

Advertisements